KERA

Sintiendo la libertad que me proporcionan dos monedas de plata en el bolsillo. Caminando por la desolada y árida carretera. Sintiendo el ácido del cielo y el humeante agua del monzón que provoca la presencia del ser al que llamo “tú” y sólo me trae quebraderos de cabeza, de los que me gusta.

Yo no quiero líneas rectas, ni caminos sin baches, ni jardines rebosantes de vida llenos de juncos. Lo que yo quiero, muchacho de ojos tristes, es que me sostengas cuando una curva sea muy cerrada, que me recojas si me tropiezo, que me digas que en un vasto secarral puede germinar un almendro.

Y alzarme como un Lázaro moderno de entre mi propia tumba, que es la debilidad. Y volverme al manicomio que soy cuando me junto con un loco como tú. Y sangrar dolor para que sólo me nutra del calor que proporcionas mientras me deshago del veneno.

tumblr_nx8y3xZA2g1u8c1ono1_500