"Zevk"

Un día, de repente,
sintió que no se retorcía,
que no gritaba,
que no jadeaba en su oído,
que no se dejaba morder el cuello.
Anuncios